INSTRUCIONES

INSTRUCIONES: Apreciado visitante, en la parte final del blog encontraras una ventana de reproducción donde podrás ver y/o escuchar algunas melodias parranderas. En la parte derecha del blog podrás encontrar los enlaces a otros blogs de mi autoría así como el listado de artistas presentes en este blog.

Para comprar el libro LA MUSICA PARRANDERA PAISA de ALBERTO BURGOS HERRERA, puedes comunicarte con el autor al teléfono (57) (4) 332 4652 de Envigado, Antioquia, Colombia o al correo: albertoburgosh@hotmail.com

jueves, 27 de enero de 2011

MARCOS CANO


Biografía de Marcos Cano:

El barrio Robledo de la ciudad de Medellín, en una de sus partes altas tiene una fracción denominada Palenque; y a los habitantes de esta fracción, y tal vez por su localización alta, se les ha llamado —cariñosamente—, LAS ÁGUILAS DE PALENQUE. Una de estas "águilas", es un hombre sencillo, amable, de cami­nar lerdo, jocoso, que compone y canta música parrandera; su nombre es Marcos Cano, y muchos de sus amigos lo conocen como "Marquitos".

Cuando uno se asoma al sector de Palenque, y a lo lejos escucha una guitarra parrandera, con seguridad que esa guitarra está pulsada por Marcos Cano; que en medio de su humildad, parsimonia y tranquilidad, esto me contó:


"Mi nombre completo es Marco Antonio Cano Barrientos; nací aquí en Medellín en el barrio Robledo, fracción de Palenque y soy hijo de Carlos Enrique Cano y Celia Barrientes.

Yo me incliné —desde muy corta edad— a la música y al deporte; y un día le dije a mi señora madre que yo sería un profe­sional en el deporte —principalmente en el fútbol—, pero que si esto no era posible, yo me metía a la música.... y esto fue preciso, me metí a la música.

La música nació en mí espontáneamente; fíjese que yo tra­bajaba en un club que había en mi barrio Palenque y se llamaba Marisol; en aquel lugar actuaban algunas orquestas de la ciudad, y allí conocí a Amparito Jiménez; en Marisol yo trabajaba de 'bar­man', de cantinero, y entonces oyendo toda esa cantidad de me­lodías fue que se inició mi gusto por la música; recuerdo que Amparito cantó allí esta canción que dice:

Vuelve palomo querido, sigue tu buena vida....

Entonces yo la acompañaba con las maracas, porque me llamaban como acompañante cada que alguna figura cantaba en Marisol; claro que a mí me gustaba también el piano, pero en éste no incursioné y más bien me dediqué a la composición.

Yo siempre he sido muy aficionado a la música y fui muy conocido de Edmundo Arias y de los músicos de LA ORQUES­TA MEDELLÍN, especialmente de 'Patepalo' y 'Millo'; y es que esa orquesta venía a tocar al Club Pensylvania, que era de los hermanos Burgos y quedaba al frente de Marisol.

Yo me dedico en forma a la música y a la composición en el año de 1968, que es cuando hago las primeras grabaciones a dúo con el amigo Efraín Palacio; recuerdo que lo primero que graba­mos fue AMÁRRATE LAS ALPARGATAS, y el dueto fue reco­nocido como CANO Y PALACIO; este trabajo lo hicimos en el sello Ondina, pero fíjese que como yo era un novato, me iban a quitar la grabación; entonces Don Félix Ramírez —autor del AGUARDIENTERO—, dijo:

—Si Marcos no graba ese disco aquí, entonces no lo graba nadie.

Y ahí sí se logró hacer nuestra primera incursión en el disco; al cual le siguió REGALITO DE AMOR que también era a dos voces, pero Efraín no me dejó y lo grabó él solo; entonces se vino el compositor—un señor Montoya—y le dijo:
— ¿Usted por qué no dejó cantar a Marcos?

—No, fue que Marcos me dejó a mí solo.

—No mienta, pues usted fue quien no quiso que Marcos grabara REGALITO DE AMOR; usted no vuelve a comer cinco centavos a costillas de mis obras.

Más adelante yo grabé: UN AÑO MÁS y EL CHATA­RRERO, también en el sello Ondina; pero éstas ya eran compo­siciones mías. Aparece posteriormente el merengue EL JUDÍO ERRANTE, EL PÁJARO SINSONTE y varios temas más, to­dos de mi autoría.

Mi primera composición fue en 1968 y se tituló —como le dije antes—AMÁRRATE LAS ALPARGATAS:

Ven arréglate negrita que nos vamos a bailar, hay parranda en la cañada, en la tienda de Tomás el camino se hace largo....

Esta canción se vendió mucho en Pereira y en Armenia del Quindío.

Yo grabé en Ondina hasta 1971, y después pasé al sello Colombia, donde hice: el merengue EL PALETERO, y LA OPINIÓN DE LAS MUJERES, temas también de la autoría mía. Posteriormente en sello Iris, hago LOS AVIADORES y TRAPO VIEJO, que sobretodo el primero, fue un éxito de carácter na­cional.

En Ondina me acompañaba como guitarrista puntero 'el ára­be' Ricardo González; en EL JUDÍO ERRANTE punteo yo mis­mo, y en LOS AVIADORES vuelve y lo hace Ricardo, quien le introduce un anticompás muy sabroso; yo no recuerdo quiénes eran los otros músicos que me acompañaron, pues eran guitarristas, guacharaqueros y demás, pero contratados por la propia empresa.

En el sello Ondina también grabé un disco con orquesta; recuerdo que éste se llamaba LA QUTIA-CALZONES, pero no recuerdo quiénes eran los miembros de la orquesta.

De Iris paso a discos Fuentes, donde hago el tema CARA­MELO:

Caramelo me das a mí, caramelo me das a mí....

Y también hice allí LA CACHETONA, donde el bajo lo toca Julio Estrada (Fruko), que también me había acompañado en CARAMELO; posteriormente hice en este sello: ME LO DLTO BUITRAGO, ME LAMBO EL BOZO y otros.

Llevo cuatro años sin grabar, pero sigo componiendo; inclu­so tengo boleros, tangos, milongas y otras cosas; claro que yo no hegrabao sino corridos, rancheras y música parrandera. Tengo un bolero muy bonito que llama TUS PROMESAS, pero nadie me lo ha grabao, y dice así:

Tus promesas se volvieron humo complaciendo mi gran ansiedad para amarte hasta el fin del mundo porque tú eres mi luz celestial. Y la estrella que alumbra mi mente a seguirte sin espabilar para ver si me dices de frente si me amas o me has de engañar. Cuando digas que me amas de veras que tu amor para mí es sin final cuando muera me llevo el emblema en mis brazos para recordar. Tus cabellos entre mis falanges que me alivian para no penar cuando mueras yo sabré esperarte y en el cielo volverte a encontrar.

También he hecho pasillos y bambucos; tengo un bambuco que dice:

Cuando yo era un niño me enseñaron a ser hombre cuando yo era un niño me enseñaron a ser hombre, por mi patria querida y mis viejos tan bonitos trabajadores honrados y de sentimientos nobles.

Aprendí las cosas buenas como todo ciudadano soy hombre 'pantalonudo' como para responderle alguno herencia de mis abuelos, labradores de renombre, cuando yo era un niño me enseñaron a ser hombre.

Esta melodía se la ofrecí al dueto de ARBOLEDA Y VA­LENCIA, que son de aquí de Robledo.... pero nada pasó.

- La canción de LOS AVIADORES la hice una vez que me fui para el Cerro Nutibara, y yo observaba desde allí cómo aterri­zában los aviones:

Hombe qué bueno pa' todos los aviadores que se la pasan volando todos los días y conociendo lindas y grandes regiones mujeres de toda clase y gozan las más bonitas.

También yo quiero ser aviador para volar por el firmamento, y pilotiar un grandioso avión y conocer todo el universo.

Para volar por Colombia y Panamá,
Ecuador y Nueva York, Venezuela y Argentina,
Perú, Brasil, Paraguay y el Uruguay,
Chile, también Costa Rica, por las Naciones Unidas.

También yo quiero ser aviador para volar por el firmamento, y pilotiar un grandioso avian y conocer todo el universo

El merengue EL PALETERO, sí fue una canción que se me ocurrió a mí:

Vendo paletas y conos por toda la capital
A veinte y a cincuenta arrímesen a chupar,
De piña para la niña, de mara pa' la señora,
De menta pa' las sirvientas, de limón pa' los que lloran.

Las muchachas piden cono porque les echo bastante y más cuando hace calor lo piden bien rebosante. De pina para la niña, de marapa' la señora, de menta pa' las sirvientas, de limón pa' los que lloran.

Cuando yo estaba 'chiquito' —como se dice—, yo era muy aficionado a la música de Guillermo Buitrago, Julio Bovea, Julio Erazo y todos esos que tocan anticompás; y por eso saqué un tema que se llama ME LO DÚO BUITRAGO:

Guillermo Buitrago un día me lo encargó, que cuando muriera lo siguiera recordando con esas canciones tan bonitas del folclor, quejamos se olvidan en el pueblo colombiano.

Con este paseo se sienten bacanas les está cantando Marco Antonio Cano merengues y porros que sean vallenatos está recordando a Guillermo Buitrago.

Por toda la costa me gusta pasear y en tierra caliente como es sin igual como sus mujeres que se quieren más porque son sinceras y saben amar.

Con este paseo se sienten bacanas les está cantando Marco Antonio Cano merengues y porros que sean vallenatos está recordando a Guillermo Buitrago.

A mí me gusta mucho Buitrago, y cuando se trata de anticompás, todos tenemos algo de Buitrago.

Yo también tengo milongas, como ésta:

Aquí traigo la milonga pa' los que quieran bailar en el mundo a mí me llaman el negrito 'e la ciudad....

Y ¿por qué una milonga?, pues porque a mí me ha gustado mucho Canaro, Famá y Carlos Roldán por ejemplo.

En la música parrandera me gusta mucho y fui muy amigo de Gildardo Montoya, y a ello pongo primero que todo. Yo vendo chance y yo le vendía chance a Gildardo Montoya, y en cierta ocasión me dijo:

—Marquitos, a mí me gusta la música suya.

—A mí también la suya Don Gildardo; pues usté tiene unos números muy graciososy muy buenos.

También me gusta mucho la música que hizo Antonio Posa­da y la de Luis Carlos Jaramillo.

Una vez le pedí a Edmundo Arias que me dejara grabar con su orquesta, pero me dijo que en esos días la había desbaratao.

En cierta ocasión, yo estaba 'demostrando' con la guitarra en discos Ondina, y llegó José María Peñaranda; yo estaba 'ti­rando' anticompás; se me acercó y me dijo:

— ¿Quieres trabajar conmigo?

Pero al fin no se concretó; y los amigos apenas me decían:

—No trabaje con ese hombre, que ese hombre le quita lo que usté tenga.

Lo cierto es que él grabó en Ondina, y yo le 'tiré' animación y acompañamiento.

Cuando yo grabé EL CHATARRERO en Ondina, el técnico de grabación era Lucho Yepes, entonces estos muchachos Paniagua, de aquí de La Loma le comentaron:

—Hombe Lucho, grábale EL CHATARRERO a Marcos Cano, que ese tema está muy bueno.

Él entonces hizo un gesto y dijo:

—Si acaso, cualquier chatarrero comprará este disco.

La obra de todas maneras se grabó; pero como que no se iba a sacar al mercado, pues unos decían que era muy ordinaria; pero en esas llegó la señorita Amparo —la jefe de ventas—, y dijo:

— ¿Qué es esa pelea por ese disco de Marcos?, si aquí se han grabao discos más feos y más asquerosos, y que no se han vendido.

En ese preciso momento hicieron un pedido de EL CHATA­RRERO, de 2.000 discos de 45 R.P.M. y 2.000 de 78; y dice Rafael Acosta—el propietario de Ondina:

—Ve, yo no sabía que la chatarra se vendía.

A Rafael Acosta —precisamente—, nosotros lo apodába­mos 'lágrimas', porque cuando nos iba a pagar o alguien le iba a cobrar, decía:

—Vea, no tengo plata para pagar, se lo digo con lágrimas en los ojos.

Jamás en la vida he tenido conjunto propio; cuando yo he ido a grabar, siempre las empresas me han puesto el conjunto; por ejemplo en EL PALETERO, son LAS CALEÑ1TAS las que me hacen el coro.

Yo nací en 1934, y conseguí mi primera guitarra —que era sencillita y pintada de negro—, por unos cuantos pesos; pero como un día se me rasgó, entonces cogí y la quebré, y me hice a otra guitarra, que fue con la que canté a dueto con Efraín Palacio; y ésta sí era de mayor calidad. Quiero anotar que Efraíny yo, nos presentamos muchas veces en La Voz de las Américas, emisora muy famosa en Medellín en ese entonces; cuando yo actuaba solo, tenía muy buena acogida era en Todelar.

Yo me he inclinado más por la música parrandera que por la música fría; aunque tengo pasillos a la madre.

Disco que yo he grabao, siempre ha sido disco que se ha vendido aquí en Medellín, y usté sabe que disco que se vende en Medellín.... se vende en cualquier parte.

Las casas grabadoras en el momento de pagar, a todos nos 'han dao en la cabeza'; y todas las empresas han sido lo mismo, claro que la mejorcita tal vez ha sido discos Fuentes.

¡Ah!, yo también tengo un jalaíto:

Se va empezar este bailecito pa' que bailemos bien sabrosito ¿con cuál orquesta quieren bailar? que traigan la de Pacho Galán pa' que cantemos eljalaíto con Pedro Laza y sus pelayeritos.

Los últimos discos que yo grabé para Fuentes se hicieron por pista; le advierto eso sí, que yo no voy nervioso a una sala de grabación, y me tengo mucha confianza.

Cuando yo me siento a hacer una letra de una canción, es porque ya me sé la música; y yo no le digo a nadie.

—Ve, ¿cómo es esto?

Todo lo mío, lo he hecho yo solo; no tengo influencias de otras personas.
Yo por ahí tengo un merengue que se llama QUE LE CORTEN ESO: una muchacha que tiene un novio, y éste le pone un plazo muy largo, mejor dicho, dice así:

Una muchacha a mí me dijo estándola conversando que tenía un novio muy lento, con ese plazo tan largo....

y dice el coro —imitando al Repórter ESSO:

Que le corten eso, que le corten eso.

Para que no esté engañando, a las mujeres diciendo, que las quiere mucho mucho y se la pasa mintiendo.

Que le corten eso, que le corten eso.

Que le corten el plazo, ¡claro!

Que le corten eso, que le corten eso.
Pa' que no siga mintiendo con su desgarbado amor
Que le corten eso, que le corten eso.

Este tema lo he llevado a varias casas, pero ninguna ni nin­gún cantante se ha interesao por él; aunque a mí ese número me parece que's comercial.

También tengo un tema decembrino:

Otro año más que llega madre mía, paz en la fiesta contigo en el hogar, hay en tus hijos paz y armonía porque tú eres la reina del hogar....

Este es un paseo y se llama UN AÑO MAS; y cómo será de bueno que hasta lo ponen en Radio Bolivariana; claro que yo tengo muchos otros paseos, pero todos son anticompás, o sea como tocaba Buitrago.

En mi casa todos tenemos facilidades para el canto, pero el único compositor soy yo".

No hay comentarios:

Publicar un comentario