INSTRUCIONES

INSTRUCIONES: Apreciado visitante, en la parte final del blog encontraras una ventana de reproducción donde podrás ver y/o escuchar algunas melodias parranderas. En la parte derecha del blog podrás encontrar los enlaces a otros blogs de mi autoría así como el listado de artistas presentes en este blog.

Para comprar el libro LA MUSICA PARRANDERA PAISA de ALBERTO BURGOS HERRERA, puedes comunicarte con el autor al teléfono (57) (4) 332 4652 de Envigado, Antioquia, Colombia o al correo: albertoburgosh@hotmail.com

jueves, 27 de enero de 2011

GERMÁN RENGIFO


Biografía de Germán Rengifo

No digo a quién, pero a uno de los músicos parranderos yo le comentaba:

—Mañana me voy a entrevistar con Germán Rengifo, el Re­licario.

   ¿Con quién?
—Con Germán Rengifo, el Relicario.

   ¡Avemaria!

   ¿Por qué?, ¿cómo es él?

— ¿Germán?... vea doctor, es el más hijueputa de los bohe­mios que usté pueda conocer; ese malparido le bebe a usté a las 7 de la mañana, y bien sea lunes, martes, día de fiesta o lo que a usté le dé la gana; ¡qué hígado el de'se hijueputa!

Ese día precisamente yo llamé a Germán, quien me dijo:

—Mañana entonces nos vemos en las oficinas de SAYCO.

Cuando al día siguiente llegué a estas oficinas, faltando 5 minutos para las 9 de la mañana, ya el hombre me estaba espe­rando: pantalón blanco, camisa blanca con detalles azules, zapa­tos blancos, mediana edad, sonriente y con cara de 'mamador de gallo'; y lo primero que me preguntó fue:

—Doctor, ¿y usté cuánto paga por esta entrevista?, porque ustedes ganan un poco'e plata con nosotros, ¿y de nosotros qué?
—No hombre, yo no pago nada.

—Mentiras doctor, era por molestar.

Cuando uno comienza a hablar con este hombre, se da cuenta de que es un enamorado de la vida, pero de la vida que le gusta: mujeres, aguardiente, canciones, borracheras, gozar.... y gozar.

Al terminar la entrevista —10 de la mañana—, lo primero que me dijo fue:

—Bueno doctor, ahora sí nos podemos tomar el primero.

Y lo cierto es que a las 11 del día, yo me había tomado dos cervezas y él llevaba seis aguardientes; y es tan verraco, que cuando nos despedimos se quedó bebiendo.

Pero amablemente, y entre serio y charlatán, esto me contó:

'Yo nací en el municipio de Cañasgordas (Antioquia), el 23 de diciembre de 1934, hijo de Enrique Rengifo y María Monsalve, también oriundos de esta población. Un tío de mi mamá llamado Pompilio Monsalve era músico, tocaba tiple y con él cantaba yo; él tenía dos hijas cantantes, que se llamaban LAS BELLANITAS, Tulia y Blanca y con ellas cantaba yo, a la edad de 5 años; claro que mi primer maestro no fue mi tío Pompilio, sino mi mamá., que también cantaba aunque no en forma profesional; pero ella se fijó que yo tenía una buena voz, y entonces me enseñaba canciones.... una de las que ella cantaba era una 'madre', que titulaba ERA MI MADRE, que después la grabó José Muñoz en corrido, pero no es más que la misma canción.

Yo no toco ningún instrumento, yo solamente canto.

Con mis primas y mi tío yo canté en el teatro de Frontino, en la emisora Ecos de la Montaña, en Radio Córdoba que fue don­de conocí a los del DUETO DE ANTAÑO, antes de formarse el dueto; eso fue como en el 39 o 40.

Yo llegué a Medellín de 5 años de edad, a vivir en la casa de mi tío, que estaba ubicada en el barrio Mesa de Bello; y me traje­ron porque yo cantaba bien y querían entrarme a la Escuela de Bellas Artes, donde estuve 9 meses, pero me aburrí porque el Maestro Jaime Santamaría me acosaba mucho, y me regañaba y me trataba como si fuera el padre mío, y yo era muy rebelde desde niño y no me dejaba mandar de nadie; entonces yo regresé con mi tío quien no me enseñaba, sino que cantaba conmigo, pues él era un 'merendero' que tocaba en los bares, la calle o las can­tinas y todo por ganarse la plata; y ya en ese tiempo yo tomaba bastante trago y me emborrachaba.

Me volvieron a entrar a Bellas Artes, pero a mi tío esto no le agradaba, pues quería que yo cantara en las noches con él; en­tonces él me sacó de allá y perdí la beca que me pagaba la Chocolatería Cruz.

Fuera de Radio Córdoba y Ecos de la Montaña, yo también me presenté en La Voz de Medellín cuando los programas los patrocinaba Colgate, Coltejer, Fabricato y otras empresas; fíjese que a mí me pagaban con tubos de Colgate o telas de Fabricato; porque usté sabe que en la radio no le pagan a nadie.... y mucho menos en televisión; yo he estado como en 20 programas de televisión, y nunca me han dado un peso, sólo le dan los viáticos a uno y ellos dicen que lo están volviendo popular.... pero no le dan un peso.

Yo permanecí con mi tío hasta los 13 años, que es cuando mi familia se viene de Cañasgordas a vivir acá, entonces me convier­to en solista y ya canto pasillos, bambucos y música española que era lo que más se oía en ese tiempo.... y me presentaba solamente como Germán Rengifo.

La primera vez que yo grabo, lo hago en discos Ondina, en 1950 o 1951, haciendo dueto con José A. Bedoya, cuando nos llamaban Bedoya y Rengifo; claro que en ese tiempo yo también cantaba las composiciones de diciembre que hacía José Muñoz; del dueto, todavía queda mucho disco que se grabó, no recuerdo cuál fue el primero, pero uno de los primeros fue EL MANIQUÍ:

Maniquí promesas nada más
que fundas tu orgullo traicionera
¿para qué ese orgullo? si nada llevarás
 si eres falsa mujer, yo soy un hombre
que mi desprecio no más te mereces....

Con José Bedoya yo duré muy poquito, si acaso un año. Cuando José Muñoz sale del ejército llega a Fabricato, y yo tra­bajaba allá, que fue donde nos conocimos y formamos LOS RELICARIOS; quien nos bautizó así en 1951, fue Abelito Díaz, en un sello que él tenía que se llamaba Discos Triunfador, donde grabamos MUJER SIN CORAZÓN; o sea que con Abelito Díaz Correa fue que comenzaron LOS RELICARIOS; el nombre era de nosotros, pero José Muñoz pa' buscarme problemas a mí, decía que ese nombre era de Abelito y que yo no podía cantar con otra persona; y de ahí pa' delante nacieron todos los proble­mas que hemos tenido José Muñoz y yo.

Yo he grabado con LOS RELICARIOS 22 o 23 discos de larga duración, tengo 11 segundas que he grabao, 10 long plays donde hago las dos voces; pero cada que yo grabo que no sea con él, entonces José me pone problemas a mí,... y el nombre es mío porque yo soy la melodía, que me lo han dicho los abogados y mucha gente, el nombre de un dueto lo lleva es la melodía; la voz segunda en el dueto no es nada porque segunda es cualquie­ra; y yo le pongo a usté un disco mío con José Muñoz, con Por­tilla, o con Evelio Marín que es con quien más he grabao —más de 40 long plays—, y yo creo que el original de LOS RELICARIOS debía ser Evelio.... y no José Muñoz.

A mí me han hecho segunda voz, Evelio Marín, José Ramírez —hermano del Caballero Gaucho—, Antonio Marín del dueto LOS DOS, el profesor Numar de Cali, Luis Eduardo Portilla, José Bedoya, José Muñoz, Jorge Gómez... y muchos que no re­cuerdo ahora.

Yo he hecho en total 146 elepés, de los cuales como solista tengo 29. De mis composiciones tengo grabadas 88, y he graba­do en sellos como Sonolux, Fuentes, Victoria, Rafalo, Codiscos, Vergara, Industria Nacional del Sonido, Discos Colombia.... y muchos sellos particulares.

Todo lo que he escrito, lo he grabado yo mismo; y casi siem­pre me inspiro en cosas que le han sucedido a uno, todos los temas los he sentido; se me viene una frase e inmediatamente le coloco la música respectiva.

Desde mis inicios con José Muñoz en LOS RELICARIOS, yo estoy metido en la música parrandera y hemos vendido bas­tante; recuerdo EL MES DE LA PARRANDA, LA RANA, EL TIRINGUISTINGUIS, CHUBACHE PECH y muchos que es­tán en varios elepés.

A mí me gusta todo tipo de música.

El TIRINGUISTINGUIS me lo sacó José Muñoz, y yo nunca acaté a poner mi nombre, yo era como un bobo, lo que quisieran hacer conmigo; pero cuando salió el disco llamé a Codiscos:

   ¿Por qué pusieron EL TIRINGUISTINGUIS de José Muñoz?, si ese disco es mío.
—No, eso es un embolate que hay ahí, pero las regalías se las mandan a usté.

Y nunca me mandaron un peso, eso se quedó así y ni lo atendieron en SAYCO siquiera; es que José ha sido un tipo de­masiado vivo, que se enriqueció conmigo; claro que a los Bedoya, sí les tenía miedo él, porque entonces ellos no le grababan, y José A. le decía:

—Si no me das la música, entonces yo no te grabo.

Y a José Bedoya le daba la música, pero la mía me la quita­ba; cuando teníamos algún problema, él sacaba 20 o 30 pesos— que en ese tiempo valía mucho la plata—, y me decía:

—Ve, tené que vos lo que querés es beber, andate a beber.

Y me mandaba a beber y él hacía los contratos.

Vea, esa 'madre' que me enseñó mi mamá que dice:

A las nueve de la noche vi cuatro sepultureros
que llevaban en un coche cuatro cirios encendidos
en las esquinas de un féretro
me pareció eso un misterio y me acerqué a preguntarles
¿cuándo han visto que a los muertos los entierren por la noche?

yo no he visto que a los muertos los entierren por la noche
ellos todos contestaron
son los que no tienen duelo
solamente por las noches les abren el cementerio....

Eso es una belleza de canción, que él me la aprendió a mí, le cambió el ritmo a corrido, y la puso como letra y música de él; yo no sé quién es el compositor, pero yo me la aprendí cuando tenía 5 años, y me la enseñó mi mamá; y yo le dije:

-—Hombe, ¿cómo vas a poner eso tuyo?, si eso no tiene compositor.

—Dejémoslo así, que por eso no va a preguntar nadie.

Y las regalías se las han pagado a él, y se llama ERA MI MADRE de la que se han vendido millones; José ha sido muy de buenas y está riquísimo, y yo no tengo un peso.... ¿por qué?... porque yo fui bobo; a mí me embolataba con una botella de aguar­diente y él hacía lo que le daba la gana.

De las fábricas, uno porque no puede decir las cosas desde que no tenga constancia, pero fíjese que uno oía su música por todas partes, ¡pero era por todas partes!, y llegaba donde Don Rafael Acosta, dueño de discos Ondina:

—Don Rafael, ese disco se oye en la parte a donde uno vaya.

   ¡Ay Germán si usté viera!, encomendémonos al Corazón de Jesús, pues uno tiene que regalar la musiquita a ver si le va entrando a la gente, pa' que la conozcan.

Cuando uno sabía que habían vendido más de 200.000 dis­cos, pues la canción sonaba en emisoras, bares, cantinas, y pa' uno ni un peso. Hay muchos sellos que compran las cintas a las casas disqueras, graban lo que les da la gana, lo sacan al merca­do.... y a nosotros no nos dan nada; y si no vea, Americana de Discos, saca compactos de nosotros, de Victoria, de Codiscos, de Metrópoli que los venden a 5.000 pesos, y ¿quién les dio orden de sacarlos a ellos?; a uno no le dan ni un peso, y ellos venden todo lo que les da la gana; aquí uno no tiene apoyo del Gobierno pero espa' nada.... pa' nada.

Yo estaba haciendo una presentación como el Relicario en Pereira; me  pongo a leer la prensa y me encuentro que anuncia­ban a Darío Gómez y a LOS RELICARIOS, en el coliseo de esa ciudad; voy a ver, y era José Muñoz cantando con un negrito que ni siquiera me remedaba a mí... yo no sé cómo ese hombre hacía esas cosas; entonces yo todo verraco me metí allá y me amenazó la policía, que no fuera a dañar la presentación porque me metían a la cárcel, y me sacaron del coliseo; el nombre de LOS RELICARIOS es mío, pero JOSÉ canta con el que le da la gana y dice que son LOS RELICARIOS, en presentaciones, en gra­baciones o en lo que sea.

En cierta oportunidad José y yo hicimos una gira por el Cauca; el señor que nos llevó nos dio un tanto de plata, ¿cierto?; como a los 3 o 4 días no aparecía el resto del dinero, entonces fuimos a la casa de él en Piendamó y por ninguna parte; yo me fui a poner el denuncio aduciendo que ese hombre nos había estafao, ¿y sabe qué me dijo el Juez?:

   ¿Y a ustedes quién los mandó a "merendiar" por allá?, ¿por qué no se van pa' la tierra de ustedes? y me dejan de poner problemas por acá.

Con más de un millón de pesos que nos debía ese hombre; es que uno no tiene apoyo del Gobierno pa' nada.... pa' nada.

A mí como el Relicario me ha ido muy bien, me pagan en toda parte y me he sentido demasiado bien en ciudades como Bogotá y Cali, pero también en Pereira y en Manizales donde me tuve que quedar 15 días actuando en la Fonda Paisa y en la Fon­da Musical, pues a mí me quieren mucho en Manizales; la música nuestra se vende mucho en estas tierras, pero donde más se ven­de es en los Santanderes, Caldas y Quindío.

Yo actué en Ipiales con José Muñoz, y todas las canciones que canté fueron pedidas, la gente las conocía perfectamente, en Ipiales y lo mismo en Tulcán, Ecuador, y el público pedía que siguiéramos cantando nosotros.

Las presentaciones que yo he hecho han sido con José Muñoz, pues él no me deja trabajar con otro; y si él contrata, lo que dan al firmar el contrato, lo deja pa' él, y lo que nos dan al final, la parte conmigo, y viendo que yo me doy cuenta de lo que le han dado.

En LOS RELICARIOS nos han acompañado en las graba­ciones, muchos músicos y muy buenos y algunos de ellos son:

Héctor Tapasco, que es puntero
Rigoberto Amaya
Ricardo González
y PedroNelIsaza.

Yo tengo muchas obras a las que Vega del Río les dio la letra, y yo la música; sí.... me parece que son 18 letras de Vega que yo grabé, pero siete llevan mi música.

Arturo Ruiz del Castillo es un señorazo y es muy buen ami­go, con él he tenido gran amistad y es un compositor de los bue­nos, con muchas obras y todas de gran calidad.

Los mejores punteros que había aquí pa' la música ya han muerto, como El Pibe Campos; pero también fueron buenos Julio Flórez que está en Estados Unidos; los del TRÍO PALMAR que nos acompañaron a nosotros, que eran Manuel Zapata, Horacio yJesúsVanegas.

Cuando tocábamos con vientos, el clarinete lo hacía Ramón Paniagua, por ejemplo en LA RANA:

La rana se fue a pastar
y no se llevó al ranito
qué rana tan descarada....

Cómo le parece que estaban pescando por allá en un punto que llama El Caney, José Bedoya, José Muñoz y otros; y había unos montañeritos cantando eso por allá, y éstos dijeron:

—Hombe, ¿por qué no llevamos eso a ver si lo graban en la fábrica?

Y a los campesinos les dieron dizque 20 pesos por el permi­so.... y hay mismo José Muñoz por toda parte con LA RANA; bueno, es que este tipo se enriquece así, ¡porque eso sí dio plata!

José Muñoz se presenta con cualquier otro como LOS RELICARIOS, pero pa' grabar sí.... ahí sí le gusta conmigo.

Yo iba al bar Canadá, pero a tomar tintico, porque en ese tiempo no tenía un peso; claro que allí se reunían Fabio Torres, que era un gran compositor pero tremendo vicioso, pues tomaba mucho trago, murió de infarto y eso que todavía estaba muy ente­ro; allá mejor dicho nos encontrábamos todos, Leonel Ospina, Noel Petro, Gabriel Raymon el muelón, Luis Carlos Jaramillo y muchos otros.

Los artistas de categoría como Lucho Ramírez o Alberto Granados, tenían muy buena amistad con nosotros, inclusive yo en Cali alterné con Lucho.

Noel Petro era un flaquito que se mantenía en la oficina de Arturo Ruiz del Castillo y allí se pasaba horas ahí sentaíto, aguar­dando que cayera cualquier cosa pa' poder almorzar.

Leonel Grisales era llamado, León de la Roca.

A Valedor Ramírez no lo conozco.

La música parrandera de nosotros, no es de doble sentido; de doble sentido era la de los Bedoyas, Octavio Mesa, Gildardo Montoya y José Muñoz que también escribe algo de eso.

Claro que José Muñoz es un compositor que tiene más de 3.000 obras grabadas, le graban muy buenos cantantes, y hasta Plácido Domingo le grabó COMO YO TE BUSCABA; pero el compositor que tiene más obras grabadas es Pedro Nel Isaza; fíjese que yo a Pedro Nel le he grabao por ahí unas 800 cancio­nes; yo tengo en total, grabadas, 10.116 canciones; ES QUE YO SOY EL QUE MAS MÚSICA GRABADA TENGO EN COLOMBIA; pues como le digo yo tengo muchas segundas.... 11 segundas y 12 con la que me hago yo mismo; es que yo hacién­dome segunda hice 10 long plays —seis en Sonolux y cuatro en Fuentes—; o sea que en total yo he grabao 10.116 canciones, que no las tiene ningún dueto, ningún trío.... ni ninguno; es que pa'l solo Sello Colombia, yo tengo 216 discos grabaos, o sea casi 500 canciones.

Los distribuidores compran la música en esos sellos que ya no funcionan, graban la música, la sacan y a mí no me dan un peso; o sino vea al señor éste de Americana, sacando 4 o 5 elepés y quién sabe a quién le compró los derechos.... y vende a $5.000 el C.D.; y un abogado uno lo tiene que poner de su cuenta, darle plata adelantada.... y uno de dónde.

Miguel Montoya tiene muchas obras y muy bonitas; yo a él le he grabao unos 14 o 15 números.

En las grabaciones mías se acostumbraba el aguardientico, pues con éste se aclaraba mucho la voz.... y se concentra uno más para coger el compás; y creo que somos los únicos que en La Voz de Medellín, grabando cuatro discos de 78 R.P.M. sólo dañamos dos acetatos; de manera que sí sirve el aguardientico, pues EL DUETO DE ANTAÑO dañaba 14 o 15 acetatos en dos discos.

Ramón Carrasquilla era muy soberbio, y si uno le decía:

—Don Ramón, ¿por qué usté no le hace de esta manera?

   ¡Usté no me regañe a mí!, ¡Usté no me regañe a mí!

Y además le mantenían una escupidera, pues este hombre vivía escupiendo.

Los ritmos son los mismos siempre, el que varía el estilo es el compositor de la obra y quien la interpreta.

Los más grandes éxitos de EL RELICARIO han sido, CO­RAZÓN VACÍO, CORAZÓN VENCIDO, LA QUISE A LO MACHO, CARIÑO TUVE, ME DUELE EL CORAZÓN, BEBO PORELLA y muchos otros.

Los grandes éxitos de LOS RELICARIOS, YO VALGO MAS, 30 SEGUNDOS, ERA MI MADRE, LA VIDA ES SUE­ÑO, ES LO MISMO, CON QUE ME PAGAS, COMO TE PAGO PAGAS que es mío.... no, y muchas.

En una población de Risaralda, una vez nos recibieron con pólvora, y nos pasiaron por todo el pueblo en carro destapado.... ¡qué belleza eso allá!

Pa' enterrar a Tartarín Moreira, que murió aquí en una pen­sión en Maturín con Junín, hubo que pedir plata.... y recogimos entre todos.

Aquí había una barra de borrachos que éramos, Antonio Posada, Tartarín Moreira, Montecristo, LOS TUMAQUEÑOS, Luis Carlos Jaramillo, Vega del Río, El Caballero Gaucho, Carlos Murillo, LOS TROVADORES DE LA VEGA y yo, ¡ah! ymuchos más; precisamente Tartarín amaneció muerto después de una de esas borracheras. El ambiente musical en Medellín en ese tiempo, era al que más bebiera; claro que había algunos, como los de EL DUETO DE ANTAÑO, que eran más estiraítos.

Yo a los 5 años de edad, sostenía la casa de mi tío cantando en los bares de Guayaquil; o usté cree, que ¿por qué mi tío me sacó de Bellas Artes?

Yo he alternado con Lucho Bowen, LOS HERMANOS VISCONTI, Juan Gabriel, Vicente Fernández, LAS CHICAS DEL CAN, EL GRAN COMBO DE PUERTO RICO, Xuxa la brasilera, Julio Jaramillo, Olimpo Cárdenas, Julio César Villafuerte. ... y muchos más.

Punteros míos fueron, Ernesto Castañeda, Manuelito Chávez el de LOS YUMBOS, Arcesio Salazar, Manuel Suescún, Óscar Velásquez, Miguel Ángel Nova, elrnaestro Trejos y otros.

LOS HERMANOS VALENCIA se llamaban EL DUETO HORIZONTES, que eran sumamente pobres, vivían en tugurios.... y ya se murieron.

Noel Petro un día dijo:

—Yo no aguanto más aquí en Colombia.

Entonces se fue pa' Venezuela, allá se hizo y aprendió a to­car el requinto.

Nosotros —LOS RELICARIOS—, fuimos primero que to­dos, pues empezamos en 1951.

Yo, a pesar del aguardiente, sigo bebiendo y recordando.
Jorge Barón es un señorazo, es una gran persona, claro que en el programa d'él a uno sólo le pagan los viáticos, le dan ropa y lo atienden muy bien".

No hay comentarios:

Publicar un comentario