INSTRUCIONES

INSTRUCIONES: Apreciado visitante, en la parte final del blog encontraras una ventana de reproducción donde podrás ver y/o escuchar algunas melodias parranderas. En la parte derecha del blog podrás encontrar los enlaces a otros blogs de mi autoría así como el listado de artistas presentes en este blog.

Para comprar el libro LA MUSICA PARRANDERA PAISA de ALBERTO BURGOS HERRERA, puedes comunicarte con el autor al teléfono (57) (4) 332 4652 de Envigado, Antioquia, Colombia o al correo: albertoburgosh@hotmail.com

lunes, 24 de julio de 2017

GILBERTO MESA


Biografía de Gilberto Mesa

Cuando uno visita las oficinas de SAYCO (Sociedad de Autores y Compositores Colombianos) en Medellín, es atendido por una persona sumamente amable y que tiene un espíritu de colaboración inmenso, la señora Gloria Madrid; pero lo que más me llama la atención en estas oficinas, es que siempre que uno va a buscar algo, allí se encuentran 4, 5 y hasta 10 señores —la mayoría entrados en años—, que cuando uno conversa con ellos, se da cuenta que son autores de gran número de canciones que se escucharon y se siguen escuchando en emisoras y centros de diversión, no sólo de la ciudad, sino del país; estos señores, en su mayoría son gente sencilla y de condición humilde, que en estas oficinas encuentran el sitio de tertulia, de charla, de amistad, que por razones diferentes no encuentran en otra parte; entonces en este sitio es muy común la carcajada explosiva, el chiste a flor de labios, el ambiente de amistad y por sobretodo, la música; estos hombres que se ven tan comunes y corrientes, han sido quienes por mucho tiempo nos han divertido, nos han hecho cantar y sen­tir con la música que han producido, pero desgraciadamente la sociedad nuestra, poco los reconoce; allí—sentados leyendo el periódico o tertuliando—, se encuentran los compositores de mu­chas canciones que uno ama, allí encuentra personajes que en otro país, serían grandes figuras, y tendrían el lugar que se me­recen.

La primera vez que yo fui a SAYCO, me dijo Doña Gloria Madrid:

—Ese señor que está allá sentado, también ha sido compo­sitor de música parrandera.

Yo me acerqué, me presenté y un hombre canoso, de vestir sencillo, sonriente, muy amablemente esto me contó:

"Yo me llamo Gilberto Mesa y nací en el corregimiento dü San Antonio de Prado (Medellín) en 1932. Yo comencé hacien­do música parrandera, y posteriormente he hecho mucha música fría; claro que he tenido muchos tropiezos, pero continúo en la composición.

Yo soy el compositor de obras parranderas como: EL VIE­JO PIRULO, JUSTO GARRO, EL GUSANO PELAO y otras, y durante un tiempo compuse obras que interpretaba Agustín Bedoya, más adelante le compuse a Joaquín Bedoya y en general todos los Bedoya me han grabado.

EL TÁBANO fue el primer éxito que yo saqué en música parrandera, éste fue grabao para discos Palmeras, que ahora es Americana de Discos; mejor dicho, EL TÁBANO y EL VIEJO PIRULO son los dos temas que han quedao en mi historia musi­cal parrandera.

¡Cosas raras de la vida!, fíjese que yo trabajaba peluquería en el barrio Laureles de aquí de Medellín, y precisamente en la Universidad Bolivariana, y una vez salí por todas esas mangas, porque en ese tiempo no había urbanizaciones sino mangas, y vi por allá un ganao; cuando de pronto una de esas vacas salió brin­cando, dando unos saltos muy grandes, y a mí se me vino la frase que tal vez yo había escuchao en alguna parte:

—¡Ve!, a esa vaca la picó el tábano.
Pues los viejos decían que al ganao lo picaba un animalito que se llamaba el tábano, y que éste desesperaba a vacas y toros en general; inmediatamente me nació esta obra, que como cosa curiosa la hice en 5 o 10 minutos, y usté puede darse cuenta que quedó en catálogo y se ha vendido y se vende continuamente; ha sido un éxito.

Otra de mis obras bailables es TRISTE NAVIDAD, que la interpreta EL COMBO MILLONARIO.

El dueto REVELACIÓN también me impuso otros núme­ros que han sido de catálogo, claro que en otro tipo de música, pero es que fueron éxitos grandes: DOS PIEDRAS Y UNA CRUZ, y NO LLORES POR MÍ.

Lo de EL VIEJO PIRULO, fue molestando allá en la casa, que en cierta oportunidad estábamos viendo una pelea boba, una pelea de una vecina con su marido; esta señora le tiraba a su esposo con todo lo que encontraba, y el señor no hacía sino co­rrer; mejor dicho, se formó tremendo remolino, volaban ollas, sillas, platos y don señor corría y corría; entonces —viendo esta situación— se me ocurrió EL VIEJO PIRULO.

A mí me grabó Tito Cortés una canción que se llama UNA CARTA, pero también me ha grabao mucho Gabriel Raymon, LAS HERMANAS QUINTERO, EL COMBO DEL SABOR, Raúl López, LAS TRIGUEÑITAS y muchos más; en total, a mí me han grabao unos 4.500 números.

Yo no soy como la mayoría de los compositores que dicen que para hacer una canción, se tienen que sentar debajo de un palo de mango, ¡no!, a mí sólo me basta tener el tema, y yo me mentó en cualquier parte a sacar esa canción.

La música parrandera en Medellín comenzó con Guillermo Buitrago; cuando llegan a esta ciudad las canciones de Buitrago, es que a todo el mundo le da por hacer música parrandera.... y todos nos metimos ahí; claro que aquí le pusimos el 'picante' antioqueño.

Cómo le parece que EL TÁBANO tiene una historia muy curiosa: en ese tiempo uno llevaba sus obras a las fábricas de discos, y allí había unos señores que escogían lo que se debía grabar y lo que no se debía grabar; claro que como cosa natural, ellos se equivocaban mucho; yo llevé mis canciones a discos On­dina, donde un señor español llamado Rogelio Samamed, que era quien hacía de colador; este señor me escogió cuatro temas, pero cuando íbamos a grabar me dijo:
—¡No!, saquemos ese TÁBANO.

Y sacaron EL TÁBANO, me grabáron los otros números yo salí de allá un poco acongojao, pero me fui para donde Guillermo Galeano de discos Metrópoli, y le dije:

—Don Guillermo, tengo un numerito que se llama EL TÁ­BANO.

—Ve hombe, sin escucharlo aún, ese nombre me gusta.... EL TÁBANO.

—En Ondina, le advierto, no me lo recibieron.

—Qué importa hombe; vamos a grabar eso.

Entonces se consiguieron a Libardo Álvarez, que no era un cantante de música caliente, sino de corridos, rancheras, pasillos y bambucos; recuerdo que le dijeron:

—Libardo, este número es pa' usté.

—¿Pa' mí?, yo acaso canto música caliente; déselo a otro, que aquí hay muchos cantantes de'sa música.

Le insistieron, y al fin lo cantó; esa canción se grabó un 12 de octubre y el 20 de octubre estaba en el comercio sonando por toda parte y se vendía que daba miedo; a los días me llama el gerente de discos Ondina, Don Rafael y me dice:

—Hombe Gilberto, usté cómo trae de buenas obritas aquí, siempre se las hemos grabao, y no fue capaz de traernos EL TÁBANO.

— ¿Cómo que no lo traje Don Rafael?, mañana le llevo mi cuaderno de apuntes, donde aparece EL TÁBANO tachao para no grabarlo, y de puño y letra de Don Rogelio, el director artístico que usté tiene allá.

Creo que inmediatamente llamó al español y le dijo:

—Rogelio, ¿cómo esposible que usté le devolvió a Gilberto Mesa, una obra como EL TÁBANO?

—Yo lo devolví,  porque....

—Vea, prácticamente usté no sabe escoger la música, vea, mejor váyase.
Y por esta situación fue despedido de discos Ondina, ese señor de nacionalidad española; y agregó Don Rafael:

—Y usté Gilberto, de ahora en adelante, simplemente pida turno para grabación.

En ese tiempo, los que estábamos comenzando en la música íbamos donde un señor de éstos a que nos ayudara.... y no, no nos ayudaba y por muy bonita que fuera la obra, nos la echaba pa' tras, y uno tenía que salir como un 'perrito regañao'; ¿y uno qué tenía que hacer?, quedarse esperando a estos tipos desde las 8 de la mañana hasta las 5 de la tarde, simplemente para que le rechazaran los temas; pero cuando ya salen mis primeros éxitos: EL TÁBANO, FOLIDOL y otros, entoces la situación con las fábricas cambió un poco y ahora sí los cantantes me decían:

—Gilberto, ¿qué has compuesto por ahí de nuevo?".

No hay comentarios:

Publicar un comentario